¡La Brigada 19 de Julio ya está en Makhmur!

Primeras impresiones

Tras meses de formación y preparación por fin llegamos. El día 9 de julio aterrizamos en el aeropuerto de Sulaymaniyah a primera hora de la mañana donde miembros del movimiento kurdo nos recogieron para llevarnos directamente al Campo de Refugiados de Makhmur. Tras más de 3 horas de trayecto en coche y alrededor de 4 checkpoints tanto de Peshmerga del KRG como del ejército Iraquí llegamos al último checkpoint, el cual no estaba bajo control de ninguno de los anteriores, si no bajo la propia comunidad del Campo de Makhmur.

Directas a la Casa de Acogida donde nos reciben con un té. El ambiente es familiar, habitaciones separadas para hombres y mujeres, un espacio común donde se come, se habla y se comparte. Banderas del movimiento, imágenes de Abdullah Öcalan y de diversos mártires caídos en la guerra contra Daesh y el ejército turco. El kurdo es un pueblo que desea la paz, pero que lleva 40 años de guerra, la autodefensa y resistencia frente a diversos Estados que han tratado de eliminar su cultura, ha sido la única forma que han tenido de sobrevivir.

Casa de Invitadas

Makhmur es un Campo de Refugiados distinto. Aquí no encontramos las clásicas tiendas de campaña de la ONU y ACNUR, no hay un ejército de ONGs controlando y gestionando las necesidades básicas. Makhmur es parte del movimiento democrático kurdo y aquí su ideología, el Confederalismo Democrático, toma forma. El autogobierno democrático, la liberación de la mujer, la importancia de la juventud y la cultura o la ecología se muestran de diversas maneras, en mayor o menor grado, en las calles de Makhmur.

Una de las cuestiones que salta a la vista es lo verde que es Makhmur. La Municipalidad (el máximo órgano de gestión del Campo) hace grandes esfuerzos por reverdecer lo que es un desierto. Árboles, arbustos, césped o pequeñas huertas se pueden encontrar en cada casa de cada familia. Alrededor sólo hay montañas de arena y vistas de color marrón y amarillo, el polvo en el ambiente normalmente impide ver el sol con nitidez. Aun así, el calor es sofocante, con temperaturas constantes de 40º durante el día.

La barrera comunicativa es un gran impedimento, nuestro Kurmanji (la lengua kurda) es muy básico, por ello la Municipalidad nos ha provisto de un traductor que nos acompaña y ayuda en todo momento, un profesor de la escuela que habla inglés de forma fluida.

Estos dos primeros días han sido una maratón de visitas, entrevistas y conversaciones. A continuación tratamos de hacer un pequeño repaso de lo que hemos visitado.

Asociación de Mártires

Cuarenta años de guerrilla han supuesto miles de presos y presas en las cárceles de Turquía y muertos en combate. Todas las habitantes de Makhmur tienen algún familiar caído en la guerrilla. La comunidad kurda se une en centros cómo este para honrar el recuerdo de los y las mártires y continuar su lucha. La Asociación se dedica a mantener el memorial, apoyar de todas las formas posibles a las familias y realizar reuniones periódicas entre ellas.

Casa de la Cultura

Plató de T.V. infantil en la casa de la cultura

Auditorio de la Casa de la Cultura

 

La promoción de la cultura tradicional y popular es una constante en el movimiento. La generación de espacios para la socialización a través del aprendizaje colectivo es una vía más para generar una vida en libertad. Desde la Casa de la Cultura se realiza un programa de televisión hecho por y para las más peques del Campamento. Hay un estudio de grabación semiprofesional, una sala de instrumentos musicales, un grupo de teatro y un gran auditorio al aire libre donde realizan actuaciones.

Estudio de grabación de la Casa de la Cultura

Casa juventud

Dentro del movimiento democrático kurdo la juventud se considera la punta de lanza. La generación que trae un mundo nuevo y construye una vida en libertad. En su sede hay espacio para el ocio, una cancha de baloncesto y voleibol, una mesa de ping-pong, jardines y una sala para la formación política. Son las jóvenes las que mejor encarnan el espíritu revolucionario del movimiento. Entre tés y chocolatinas pasamos un rato agradable conversando acerca de las distintas perspectivas en torno al capitalismo, formas de combatirlo y la construcción de una vida en libertad.

Además de estos espacios hemos visitado y entrevistado a personas de la Organización de Mujeres, que cuentan con varias casas y una cafetería en forma de cooperativa. Hemos conocido la historia del Campo de Refugiados, la forma de organización y gestión de la Municipalidad. Nuestro tiempo para escribir y acceder a internet es limitado. Cuando podamos seguiremos profundizando en los distintos temas.

11 de Julio desde el Campo de Refugiadas de Makhmur.

 

Fotos de la cooperativa:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *