Crónica 4: Espacios de autonomía, educación y autodefensa de mujeres en Makhmur

En 2002 se creó la Asamblea de Mujeres de Makhmur que se reúne cada dos meses. Participan 81 mujeres que son elegidas por las comunas de barrio. A su vez, la Asamblea de Mujeres elige a 31 representantes (que van a la asamblea territorial de los distritos, a la Asamblea del Pueblo, participan en organizaciones internacionales como las Naciones Unidas…) y nueve coordinadoras internas.

La Asamblea tiene distintos comités:

  • Economía
  • Educación
  • Sociedad
  • Defensa
  • Salud, donde se hacen seminarios y se estudian los efectos de la guerra sobre el cuerpo de la mujer, además de formaciones específicas sobre cáncer de mama, anatomía de la mujer…
  • Diplomacia
  • Resolución de conflictos

Cada dos años tienen un congreso abierto a todas las mujeres del pueblo, donde participan entre 450 y 500 mujeres.

Es necesario que nos auto organicemos. Como mujeres y refugiadas políticas tenemos una doble opresión”, explica Bermal, coordinadora de la Asamblea de Mujeres y trabajadora del Comité de Salud.

En Makhmur tuvimos que criar a nuestros hijos e hijas entre la nada. Las mujeres nos ocupamos de los cuidados y esto es mucho más duro en contextos difíciles”, nos cuenta Jyandar, coordinadora de la Asamblea de Mujeres.

La Asamblea de Mujeres tiene autonomía dentro del sistema confederal y se ocupa de la organización de las mujeres, de su educación, salud… Además de intervenir en problemas cotidianos que afectan a las mujeres y en casos de violencia de género. Se actúa desde la formación y el trabajo caso por caso, a través de un comité de resolución de conflictos. Normalmente no se expulsa a nadie, el problema se aborda desde la educación, pero en algún caso muy puntual se ha echado a alguna persona del campamento.

Hay 350 alumnos y alumnas en las actividades de formación de mujeres, donde se trabajan distintas ramas (cultura, talleres de ropa y tapices…).

Las tareas domésticas se hacen en igualdad en los espacios colectivos; en la vida familiar no se interviene directamente, sino a través de la educación.

Lo principal es la educación de la sociedad y la autoeducación de la mujer. Es lo más importante en una revolución. Sin educación, no es revolución, sino sólo una revuelta” (Bermal).

También hay formación militar para mujeres, en la que participan unas 600 mujeres cada año. Dentro de las Asayish (policía) hay una unidad de mujeres. La autodefensa de mujeres, y del conjunto del campamento, se ha reforzado des del ataque del ISIS de 2014.

Sería mejor contar con un cuerpo de autodefensa especializado, pero ante las amenazas que tenemos, todo el mundo debe tener entrenamiento militar”. (Bewar, miembro del Comité de Diplomacia).

Uno de los proyectos de la Asamblea es la creación de una cooperativa de mujeres. Hasta ahora se han desarrollado proyectos económicos en los que participan grupos de 3 o 4 mujeres, sobre todo en el ámbito textil.

La Asamblea de Mujeres se coordina con grupos y asambleas de mujeres de Rojava, de Bakur, de Europa… y son para muchas de ellas un modelo, al desarrollar un sistema único. También tenían proyectos en Bashur, pero han sido bloqueados por el gobierno del PDK de Barzani.

Con el tiempo han puesto más énfasis en trabajar el anti nacionalismo, los privilegios masculinos, la historia de la mujer y del patriarcado. También empezaron el proyecto de gyneology como aproximación científica a la mujer, que se ha desarrollado en Rojava. Ahora están empezando a preparar un grupo de jineology para hombres.

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *