¿Por qué Kurdistan?

¿DÓNDE ESTÁ KURDISTÁN?

Kurdistán es la región donde hoy se entrecruzan Iraq, Siria, Turquía e Irán. Se encuentra enmarcado por dos grandes ríos, el Tigris y el Éufrates.

ALGO DE HISTORIA…

Los kurdos son un pueblo milenario con su propia lengua y cultura. A lo largo de los siglos han sufrido las guerras y genocidios de distintos imperios y estados que han ocupado su territorio.

Tras la derrota del Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial las potencias coloniales Europeas hicieron un reparto de su territorio que dejó a la población kurda dividida entre cuatro estados: Siria, Irak, Irán y Turquía.

A partir de los años 70, e inspirados por los movimientos de liberación nacional que supusieron el fin del mundo colonial, comenzó a formarse lo que desembocaría en el actual movimiento kurdo. A lo largo de las últimas décadas éste ha conseguido ser reconocido como actor político en la región, ha defendido militarmente a las comunidades kurdas, ha construido todo tipo de iniciativas populares y cooperativas, ha gobernado ayuntamientos e impulsado la alianza política con la izquierda turca que entró como tercera fuerza en el parlamento turco, impidiendo la mayoría absoluta de Erdogan.

A día de hoy la guerra en Siria sigue siendo una tragedia para los kurdos. También han sufrido las guerras en Iraq y la constante represión en Turquía que ha desembocado en centenares de mártires y miles de presos políticos.

El 19 julio de 2012 se registró una victoria determinante contra el ISIS: la resistencia y declaración de la Autonomía Democrática de Rojava, en el norte de Siria. Mientras los ejércitos oficiales de Siria o Iraq huían, las milicias populares hicieron retroceder al terror del ISIS. Noticia en todo el mundo, estos sucesos rompieron la barrera de la invisibilización que pesa sobre el pueblo kurdo. La liberación de Kobane ha aumentado también la solidaridad internacional y el interés por el movimiento

PRESENTE

La propuesta política kurda, el Confederalismo Democrático, apuesta por…

Autonomía Democrática. Donde la gente construya sus propias instituciones colectivas de abajo a arriba.

Ruptura con la idea de Estado-Nación y el nacionalismo. El pilar de las relaciones en la interior de la sociedad es el respeto a la diversidad cultural y el trato fraterno entre ellas.

Confederalismo. La estructura organizativa consta de comunas asamblearias de base coordinadas entre ellas mediante asambleas basadas en la Autonomía Democrática.

Liberación de la Mujer. Organizaciones y unidades de autodefensa exclusivamente femeninas que definen las necesidades y propuestas de las mujeres para la sociedad.

Sostenibilidad ecológica. Las comunas se entienden como una parte más de un ecosistema diverso y deben ser conscientes de las limitaciones ecológicas del planeta y de las nocividades de la sociedad industrial.

Comparte